De frente...


Prefiero que las cosas me vengan de frente antes de que me pillen a contrapié. Las malas noticias, los amigos que dejan de serlo, las personas que fingieron estar y que luego te olvidaron con facilidad... Cualquier adversidad lo es un poco menos si la ves llegar, aunque no tengas tiempo para prepararte a encajar el golpe, ni para una epidural. 


Prefiero las bofetadas que te descolocan a la mala memoria de la gente; el sofoco de un imprevisto a la ingenua ignorancia; la embestida de una estocada que llega a ti como una flecha, a la puñalada trapera que hiere tu espalda.


Odio los subterfugios, las evasivas, las máscaras, las excusas, la falta de sinceridad. Odio que me mientan, que hablen a mis espaldas, odio oír únicamente lo que deseo escuchar.

Prefiero a la gente con el corazón limpio, la sonrisa fácil y la mirada franca. Prefiero a la gente que viene de frente.

Prefiero la verdad.

Comentarios

  1. Creo que somos dos, yo también prefiero a la gente que va de frente a la que parece que te apoya y luego te da la patada por cualquier circunstancia.

    Muy buena entrada :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío.
      Creo que las mejores cosas en esta vida son las que te vienen de cara.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario