martes, 14 de febrero de 2017

Un San Valentín pero que muy feliz.

Creo que llevo como unos veinte minutos parada delante de la pantalla en blanco; el caso es que no sé como llegar a trasmitiros lo que siento. Tengo los dedos entumecidos y la mente embotada y llena de palabras que se empeñan en no salir.

En fin, hay que intentarlo.
Empezaré por el principio: noviembre de 2015. Celebrando el cumpleaños de una amiga en Madrid.

Cuando cuatro personas enamoradas de los libros pasan una tarde juntas, termina la reunión y tienes la sonrisa puesta porque, por fin, estás entre iguales y no con gente que te mira raro porque no comparte, ni pasión por las lecturas ni el compromiso de escribir. Pero si entre ellas se encuentra Mara Oliver, el entusiasmo que pone en cada una de sus palabras hace que salgas de allí deseando embarcarte en algún proyecto nuevo. Es capaz de pellizcarte el corazón y sacarte del letargo. Y eso fue lo que me ocurrió a mí.
Yo tenía algunas ideas para dos historias contemporáneas, pero acababa de terminar la saga y, no sé si por el esfuerzo de sacarlo todo adelante o por necesidad de descanso, me encontraba desinflada. Sin ganas. Pero bastaron diez minutos esperando el autobús delante del Teatro Real para que la pasión que pone Mara en todo lo que hace, se me contagiara y regresase a Alicante con verdaderas ganas de escribir.
La primera de las historias que tomó forma ya la conocéis, se trata de "El viento me contó un secreto", la segunda... Por aquel entonces yo la llamaba "La vecina del quinto".

HarperCollins Ibérica convocó el pasado septiembre el V Premio de novela romántica para autores de habla hispana. La historia de mi joven vecina estaba terminada desde julio y mi círculo de amistades cercano, intentó convencerme para presentarla al certamen. Costó. Le doy muchas vueltas a las cosas, pero al final, ya con el título de "La tentación vive arriba", maqueté el archivo y lo envié al premio. Y de nuevo me costó, pero lo olvidé, me obligué a hacerlo. No creía (para variar) en mis posibilidades, y pensar que tenían el archivo habría conseguido acabar con mis nervios, pero no, logré centrarme en otro proyecto y dejar pasar el tiempo.
Llegó febrero y una nueva excursión a Madrid, esta vez para asistir al RA y a una merienda con la editorial. Ponerles cara fue fantástico, conocer a otras autoras de Harlequin, también. Todo transcurrió normal, como si no hubiera un certamen de por medio a punto de resolverse. Nada que me hiciera sospechar.
Y debo confesar que nunca esperé recibir esa llamada, esa que me informó del fallo del premio en el que mi historia había logrado ser seleccionada, y premiada.

2º premio del certamen.
Aún no me lo creo. Todavía estoy asimilando lo que eso supone para mi. Desde luego que no es solo un: ¡lo conseguí! Es el inicio de más trabajo, de más aprendizaje, de invertir en más esfuerzo. Más que nada porque sé que ahora me voy a exigir un plus con cada nueva historia.
No sé describir cómo me siento. Creo que nerviosa, feliz y aterrorizada, a partes iguales. Algo así supone una gran responsabilidad.
Estoy segura de que queréis saber más de la historia, pero es muy pronto para hablar de ella; todavía falta para su publicación y seguro que tendremos tiempo de sobra para ir descubriendo todos sus rincones. Sí avanzaré que es una novela íntima, real, de personajes cercanos; una historia de esas que podrían sucederle a cualquiera; que está ambientada entre Madrid, el Bierzo y Barcelona y que he intentado que sea divertida y muy entretenida.

Ya os iré contando, ahora quiero celebrar.

4 comentarios:

  1. oleoleoleole, hoy toca subirnos a un tejado a brindar por los sueños cumplidos y los que nos quedan por cumplir. ¡ENHORABUENAAAAA!
    ¡chin-chin!
    ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un tejado de esos bonitos con vistas sería un lugar perfecto para celebrar.
      Mil gracias por todo, Mara. Eres ilusión, eres ganas y, además, lo contagias.
      Un abrazo de vuelta, pero lo quiero en directo!!
      Besos!

      Eliminar
  2. Enhorabuena por ese segundo puesto !! Me alegra muchísimo !
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maribel. Aún estoy en una nube.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar