¿De dónde viene la inspiración?


Una mañana te despiertas canturreando una canción, una que jamás pensarías que llegaría a tu mente, y, por una serie de conexiones que se organizan en tu cerebro, pasas de una a otra cosa y te encuentras de golpe con una protagonista muy clara y ciertas pinceladas de un argumento en la cabeza.
Tendré que guardarla bajo siete llaves porque es un proyecto que requiere mucha documentación (toca estudiar algo que sucedió en el pasado), pero... ahí se queda, convertida en un runrún, un murmullo que ronronea por todos los rincones de mi cerebro.
Solo diré que acepto el reto.

A veces las señales que se te plantean son un verdadero misterio...

Y no, el resultado final no tiene nada que ver con la canción.


Fuego fatuo
(María Lejárraga de Martínez - Manuel de Falla)



Lo mismo que el fuego fatuo,
lo mismito es el querer
que huyes y te persigue,
le sigues y echa a correr.

Nace en las tardes de enero
cuando aprieta la calor
y va corriendo por los campos
en busca de un corazón.
Lo mismo que el fuego fatuo,
lo mismito es el amor.

Malaya el corazón triste,
que en su fuego quiso arder.
Lo mismo que el fuego fatuo,
lo mismito es el querer.
(1915)

Comentarios

  1. La inspiración viene cuando menos la buscas...La de canciones que han ayudado a que la historia que tenía en la cabeza conectase y tuviese sentido.
    Creo que la música tiene algo especial xD para todos los escritores. Es generadora de ideas :-)))

    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, Rebeka. Todo sirve, una fotografía, una canción, el abrazo de una pareja en la calle... La de conexiones que tiene el cerebro humano.
      Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario