Releyendo notas viejas

Hay un proyecto terminado y en fase de espera, y como necesito enfocar mis pensamientos hacía otros objetivos, he releído las notas que tengo para una futura novela: un montón de garabatos, impresiones e ideas, un tanto inconexas, a las que hay que dar mucha forma.
No sé que haría yo sin mis Moleskine de tapas rojas, tengo media vida anotada ahí.

En esos apuntes hay dos personajes: él y ella, obvio, que están medianamente detallados, y un sinfín de situaciones. Tengo hasta el esbozo de algunas escenas. Y reconozco que ha sido divertido, algunas notas no recordaba haberlas escrito -hace tiempo de esto y hasta yo misma me sorprendo a veces- y el esqueleto pinta bien.
Ahora comienza el trabajo de verdad, enclavar la historia en una ciudad (que creo que ha está casi decida), empezar a profundizar en los protagonistas: hacer que me odien, es decir, ponerles todos los impedimentos posibles para que les cueste conseguir aquello que desean, y... enamorarles, dotarles de vida, de sentimientos y de personalidad.

Comienza la fiesta... Ahora es cuando toca pasarlo bien (para el escritor, claro), pero sobre todo... Ahora me encuentro con la necesidad de buscar un personaje que, sin pretenderlo, va a ser parte importante en esta historia. Y ese personaje no es otro que una casa, porque en este relato todo gira alrededor de una vivienda con pasado, una casa de techos altos y grandes puertas de madera de esas que tienen una mirilla grande que abres o cierras con un giro, un caserón convertido en pisos enormes de baldosas hidráulicas enceradas, Una casa con rincones, con patio, con un jardín interior... No lo tengo fácil, la verdad.  Ya veremos cómo acaba todo esto porque... esa es mi intención, pero cómo se desarrolle no siempre dependerá de mi. 

Deseadme suerte en el viaje. Allá voy.
:)

Comentarios

  1. Disfruta un montón de este camino, porque es lo mejor para el escritor. El crear de la nada todo lo que tiene en la cabeza, los esbozos, los cimientos desde los cuales después todo rodará, o se intentará, porque a veces, la cosa se complica!
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario