Paso a paso


A falta de un día para el pistoletazo de salida de la cuarta novela de la saga, hoy voy a dedicarme a monear, descansar y, cómo no, reflexionar sobre todo esto de escribir y publicar.
No os echéis las manos a la cabeza. El león está listo, aunque tendrá que esperar hasta esta noche para que la menda pulse el botón amarillo que hace que se cuelgue el archivo en el gigante Amazon y esté al alcance de todo el mundo.
El botón amarillo... Recuerdo mi primera experiencia con él como si fuera ayer. Y es que, si lo pienso, no hace tanto: la primera de mis novelas empezó su camino el 1 de julio del año pasado. ¡Qué momento! ¿Le doy? ¿no le doy? ¿Qué ocurrirá después? Y con la inseguridad de no saber si el siguiente paso te tragará como unas arenas movedizas, pulsas y esperas que la pantalla del ordenador se convierta en un agujero negro que engulla todos los cachivaches que tienes sobre el escritorio.

Pues no.
NO PASA NADA.
No hay serpentinas ni confeti, no se hunde el suelo bajo tus pies... Nada.

Aún con eso, los nervios son los mismos con cada uno de los siguientes libros y, por supuesto, son un momentazo en tu vida, pero al menos sabes a lo que vas y ya no te tiemblan los dedos.


Pero no se acaba ahí, claro.Tras ese instante, que apenas dura unos segundos, comienza lo bueno.

Lo puedes tomar de distintas formas y, de hecho, creo que conforme avanza el tiempo vas pasando por un sin fin de estados que, de forma cíclica, van y vienen con cada libro. Por citar los extremos puedes pasar de atormentarte mirando las listas de ventas, o googleando el título a diario para comprobar si alguien te ha leído y ha tenido a bien dar su opinión sobre tu trabajo, o en el polo opuesto, puedes hacer un agujero en el suelo y meter la cabeza para que todo fluya a tu alrededor y no te importe. Hagas lo que hagas, el paso lo has dado y poco a poco, para bien o para mal, irán hablando de ti.



Hay mucho donde elegir y simplemente conseguir que te vean ya es todo un reto. No hay que obsesionarse. A veces piensas, ¿por qué no guardé esto en un cajón? ¿En qué maldito momento me lancé a la piscina? No desesperes. Esto es una carrera de fondo y lo que de verdad importa es trabajar, aprender y mejorar. Conforme vaya  pasando el tiempo te darás cuenta de que lo importante es encontrar a "tu lector", y que aunque tarde, llegará. Un buen día  alguien contactará contigo, te preguntará cosas, o te dará ánimos para seguir... Y cuando eso suceda pensarás que es lo más bonito que te ha podido ocurrir. Y entonces, sentirás que empieza a merecer la pena.

Se pasan muchos ratos delante de la pantalla dudando, pensando si es correcto, si te esfuerzas lo suficiente. Dejas cosas y personas atrás, vas aprendiendo, lamiendo tus heridas... Es inevitable, pero lo importante es seguir adelante y tomar nota de lo bueno y lo malo. De algún modo es lo que te hace crecer.
Yo casi llevo un año ya y, si he de hacer balance, aunque me he encontrado de todo y he tenido decepciones y malos ratos, me quedo con todo lo bueno que me ha proporcionado esto. Con la emoción de ver tu trabajo comentado en algún blog, con las buenas personas que el día a día te trae a través de la pantalla, y con las pequeñas recompensas que son los comentarios en tu muro.
No puedo más que dar las gracias a todos los que han sentido curiosidad y se han asomado a mi blog, a todos los que me han leído y a todos los que me han comentado. Por todos vosotros, sigo aquí.
Y que dure.

Mañana toca león... y aunque me he prometido que no habrá nervios: me estoy consumiendo.
Un besazo a todos.

Comentarios

  1. Agggg, a ver si ahora se publica. Deseando leerlo. Me muero de impaciencia. Momento me como las uñas sin ya tener. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. Las uñitas hay que dejarlas bonitas que todo llega y no hay que consumirse pensando en ello (lo dice la que ya va por la segunda articulación del dedo) :P
      ¿Veis? Esta es una de esas cosas que comentaba antes.
      Miles de gracias, Mª José. Tú eres una de esas personas que empuja para que siga aquí.
      Besos.

      Eliminar
  2. Ay, Cris!!!! Cómo me ha gustado esta entrada <3 Y aunque sé que también se pasa mal a ratos creo que es inevitable y que forma parte del todo, también esa ansiedad puede ser buena y emocionante, sobre todo cuando sabes que has puesto el corazón en lo que has hecho. Así que solo suerte, tila y muchas felicidades!!! Mañana es un día para señalar :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mañana es un día para señalar y tú eres otra de esas personas por la que merece la pena poner el corazón en lo que haces.
      Muchas gracias, Marisa! Nunca serán suficientes!!
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario