Fin de la tercera parte.

Si el pasado mes de diciembre daba por concluida la segunda historia de la Saga que estoy escribiendo, ayer a las tantas de la mañana, conseguí poner punto final a la tercera parte.

Que nadie se asuste.
No he escrito un libro en un mes.

Es solo que después de escribir la historia de Markus y Sara, me calenté y enlacé tres relatos que me ocuparon la friolera de ochocientas páginas.
Así. De tirón.
Y por fin, tras mucho pensar si me merecía la pena, me he decidido a separarlas y a darles a cada una su propio espacio.

Y quizá os preguntéis porque ahora y no antes me he decidido a continuar la labor empezada....
Desde luego no ha sido porque le vea la posibilidad de que lo que escribo llegue a publicarse. Eso es bastante complicado y tras haber enviado la primera novela a varias editoriales, empiezo a ser consciente de que nunca llegará a nada, al menos por ese camino. En ese sentido estoy bastante desengañada.

El hecho de que haya comenzado a separar las historias y a darles brillo para que  puedan ser leídas por separado es porque he encontrado un poco de energía extra.



Ya tenía una lectora beta, que siempre me dio ánimos y se leyó todo lo que he escrito en este último año, pero ha sido providencial encontrar dos más, que han conseguido darme el empujón que me faltaba para terminar lo empezado.

Desde aquí, a ellas... Gracias.
A las tres, sin excepción.

Y aunque mis historias nunca lleguen al público, al menos por esos instantes de incertidumbre mientras me leen y me evalúan, y por esos momentos en los que comentamos que les parece mi trabajo... solo por eso, el esfuerzo ya ha merecido la pena. 

Ahora, toca enfrentarse con la cuarta, darle forma y pulirla, y por supuesto terminar la quinta, que esa si está a medias.... 

Pero ahora estoy segura de que voy a terminarlas.




Comentarios

  1. Lo primero felicidades Crissi por ese FIN, y por esos nuevos proyectos, lo segundo ¿qué es eso de decir que nunca va a llegar al público? Es verdad que intentar publicar con una editorial exige armarse de resistencia y filosofía para recibir los nos y los silencios, pero nunca se sabe cuando puede saltar la oportunidad y además siempre está la autopublicación y esos lectores que estoy segura de que cada vez serán más. Un beso muy grande, yo también esperaré por esa publicación ♡

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa
    Pues... siempre hay momentos bajos en esto y la verdad es que tanto esperar y esperar y no saber nada, llega a minar la moral de cualquiera. Pero como bien dices, paciencia y a esperar, y si no surge la oportunidad pues ya veremos que determinación tomar.
    Por el momento, y gracias a estas dos lectoras que me han dado ánimos, me encuentro con más ganas de acabar lo empezado.

    Gracias por pasarte.
    A veces pienso que este blog es un desierto pero se agradece ver que no es así.

    Este tiene que ser nuestro año! lo sé!
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario